5 CONSEJOS PARA MEJORAR TU SALUD

1 ¿Qué consecuencias con lleva consumir un exceso de alimentos calientes?
El alcohol, el café, el pollo u otros alimentos calientes tienden a secar la zona pre-cardíaca y el hígado. Ese calor en la región torácica anterior alrededor del esternón produce una sensación de ansiedad y, dependiendo del grado, puede llegar hasta producir crisis de angustia. Este estado crónico puede facilitar la aparición de insomnio.

 

2 ¿Qué relación guarda la dieta con NUESTRAS EMOCIONES?
Condiciona nuestro nivel de energía y, con ello, la capacidad de nuestros recursos para desenvolvernos y enfrentarnos ante la vida. Nuestro éxito en la resolución de los problemas que nos surjan va a depender, en buena parte, de nuestro estado psicológico: optimismo, motivación, confianza en uno mismo. Sentimos y pensamos según comemos, no sólo la salud se beneficia de la bondad de nuestra alimentación, sino también nuestro estado de ánimo, nuestro estado emocional y nuestra capacidad mental.

 

  1. ¿Qué papel juega LA MENTE en las enfermedades como podemos incidir en nuestra salud?
    Dado que nuestra mente está condicionada por nuestra condición física y la salud de nuestros órganos, es evidente que en la enfermedad, el deterioro de ambos va en paralelo. A través del pensamiento positivo, el optimismo, la compasión, el cultivo de cualidades como la solidaridad… la vivencia del aquí y el ahora. Y también podemos mejorar nuestras actitudes y aptitudes mentales a través de una alimentación adecuada a nuestra naturaleza.

Cada especie animal tiene una alimentación apropiada para el desarrollo de todo su potencial y que le permite vivir saludablemente. Si un tigre come zanahorias o un conejo come carne no van a funcionar bien mental y físicamente; a los humanos nos pasa lo mismo.

Así pues, a través de una alimentación adecuada a nuestra condición de especie y a nuestras condiciones personales de salud, ubicación, trabajo, edad, constitución, género. … podemos tener mucho más control del continúo mental y sentir las emociones más positivas, armónicas y un mayor bienestar interior. Mente positiva produce emoción positiva, y ésta mucho menos estrés emocional, lo que conlleva mayor inmunidad y energía en los órganos, y mayor  alcalinidad en nuestros tejidos, mejor funcionamiento del sistema digestivo… todo ello produce una tendencia a estar más sanos y a sufrir menos enfermedades.

  1. ¿Existe alguna relación entre la salud de nuestros órganos vitales y en cómo nos sentimos y enfrentamos al mundo?
    La calidad de lo que comemos influye directamente en el estado de nuestros órganos. Cada órgano o víscera se relaciona con un tipo de emociones, positivas o negativas. Además, cuando la alimentación es nutritiva y libre de toxinas, de una pureza adecuada a nuestra especie, a nuestro metabolismo y capacidad de detoxificación, pensamos y sentimos con mayor claridad.  Y.. ¡eso es calidad de vida!

 ¿Por ejemplo?
Si el hígado está en buen estado energético, sin toxinas, funcionando bien, en una condición óptima, las emociones que emite son la paciencia, la tolerancia y la generosidad. Sin embargo, cuando está sobrecargado o tiene demasiada sequedad o calor, toxinas, exceso de grasa, como consecuencia de una alimentación con excesos de proteína animal, grasas, lácteos, fritos o alcohol, vamos a sentirnos más irritables, o irascibles, agresivos o prestos a enfadarnos.

  1. ¿Qué efectos tienen los sabores sobre la personalidad?

Cuando tenemos ansiedad que está provocada por sequedad y/o calor en la zona precordial, buscamos inconscientemente el sabor dulce para calmarnos, porque es frío, hidratante y nutritivo. Si usamos un sabor dulce natural, como por ejemplo el zumo de uva roja, tendremos un efecto realmente calmante, pero si usamos dulce refinado o químico, que no tiene estas propiedades, como por ejemplo el azúcar o el sorbitol, el efecto no va a ser el mismo (puede ser, incluso, opuesto).
El sabor dulce, por otra parte, nos da satisfacción y cierra la percepción hacia el exterior. No es de ayuda, por ejemplo, para concentrarse en clase o en una conferencia.
El sabor ácido abre los sentidos y sería ideal tomar en pequeña cantidad antes de asistir a clases o tener que atender una demanda externa. Si nos encontramos demasiado satisfechos con nosotros mismos, puede ser saludable tomar un poco de amargo, nos ayuda a cuestionarnos las cosas…

El sabor salado en exceso también puede provocar tensión, ansiedad… sin embargo, en condiciones moderadas, es un buen tónico digestivo y vital que predispone a la búsqueda de placer y el disfrute de la vida.

WhatsApp chat